jueves, 18 de diciembre de 2008

Elbicho fin de gira 08. Sala Caracol 11/12/08

El jueves pasado pude compartir con mi arbolito otra experiencia única e irrepetible. Fuimos a ver a elbicho a La Caracol al cierre de gira.
Al llegar, la sala proporcionaba un previo perfecto a la actuación que íbamos a presenciar, ya que lo que estaban pinchando era todo rock progresivo andaluz de los 70: Guadalquivir, Medina Azahara, Triana, Imán, Califato Independiente... Así que, si ya íbamos contentos y motivados, esto nos animó todavía más.
Tras conseguir sitio por el centro y disfrutar de unos buenos litrillos de cerveza fresquita...Comienza el concierto! El Miguel canta "vivo en un país libre" de Silvio y el público brinda la primera ovación. Después de una hora y media, aproximadamente, en la que sonaron mamá dolores, de los malos, Zapatillas, la toba, pa´cai, ropa tendía, los rokipankis con Bebe (que estaba por ahí y subió), el cosmonauta... empezó un auténtico COJOCONCIERTO.
Empezaron a improvisar y a tocar según les apetecía; también tocaron la versión de la bienpagá, la calle del gallo, rosa guapa... e iban saliendo y entrando unos y otros de las canciones a capricho, creando una atmósfera y unos momentos mágicos e irrepetibles. Yo estaba flipando, no me podía creer lo estaban viendo mis ojos y escuchando mis oídos.
Llevábamos mucho tiempo queriendo ver tocar albicho solos, pero no nos imaginábamos ni por asomo a lo que eran capaces de llegar. El Miguel tocó el teclado y la batería, y en un momento muy bestia, que estaban todos super crecidos, de las ostias que le daba tiró el charlees a tomar por culo! Madre mía! Fue tremendo! Estaban crecidísimos!
Y según iban pasando las canciones yo miraba a Javi, y la gente se miraba entre sí, porque el ritmo no bajaba en ningún momento, todo lo contrario, cada vez subía más. De hecho durante la última hora, los músicos fueron haciendo solos. Salían y entraban del escenario, se sentaban para quedarse en segundo término y ya parecía que esto se acababa, pero salía el Miguel hecho un terremoto y tiraba de ellos. Yo miraba el reloj y no me lo podía creer! Llevan 4 horas tocando! Y al final, se arrancaron con una patá por bulerías, que hasta el Mangas salió a bailar el tío. Que guay! Y el Miguel que estaba pletórico empezó a amenazar con quitarse los pantalones... y al final se los quitó y llevaba unos gayumbos de esos de pata larga! jajaja, que risa! Y tuvo que salir Víctor a por él y llevárselo en brazos porque no se iba!
En fin! Una pasada.
Ver al bicho en directo es maravilloso. Resultan una banda de músicos de pies a cabeza. Los vientos, tremendos. Con el acompañamiento de un colega de uno de ellos al saxo tenor. El bajista, Carlos Tato, es un bestia. El David, otro monstruo. Sin parar de sacar instrumentos de percusión artesanos de vete tu a saber donde, hasta se atrevió a sacar el ritmo del Smoke on the water con la pandereta! Una pasada! Víctor, en fin, un virtuosísimo guitarrista clásico que ha sabido beber de los grandes, de ayer y de hoy, y de todos los estilos. Como el resto. Todos y cada uno de ellos merece mención a parte porque son buenísimos.
Desde luego, si te gusta la música, te aconsejo que te regales unas horas escuchando a esta banda, porque no te van a defraudar. Son el resultado de una mezcla entre Led Zeppelin, Pat Metheny, Triana, Guadalquivir, King Crimson, The Doors, Camarón, Jetro Thull...
Yo ya no puedo vivir sin elbicho. Todos los días escucho un trocito de canción, un disco... algo.

Y para terminar, el final de aquel día, aunque sin los gayumbos del Miguel porque ya no quedaba batería, jo!



¡ Y empezemos a ser, lo que queramos ser, digamosle al mundo donde vivimos !

1 comentario:

heraclit0 dijo...

Qué pedazo de crónica!! El concierto fué una pasada, pero mejor aún fué compartirlo con alguien como tú, madre mía El Bicho ha cambiado nuestras vidas completamente, hay un antes y un después. Ahora vemos el mundo de otra manera, lo sentimos más.

Qué músicos, a ver si podemos volver a verlos pronto, es una pasada!!!