martes, 28 de mayo de 2013

The Ocejón is coming...

Tres días nos separan de la Media Maratón del Ocejón, una de las citas del atletismo popular más especiales de nuestra provincia. Para mí así lo es. La he disfrutado como animadora tres años consecutivos y por fín me he animado a "correrla". Sí, entrecomillo correrla porque sé que andaré un montón, pero eso lo contaré después; este post es previo a la Media.

Llevo un mes y medio aproximadamente, haciendo el cabra por los caminos que rodean la capital: los entrenos con el tri Guada por los caminos a Iriépal y subiendo las antenas y la Peña Hueva sóla o acompañada por Dani en alguna ocasión. Sé que no es suficiente, pero lo que quiero es sufrir lo menos posible y disfrutarla al máximo.

El primer objetivo previo oficial que me marqué fue la Subida a la Tonda. Como siempre, una carrera también muy bonita, con un ambiente estupendo y cuidando a los y las participantes, sobre todo a vegetarianos/as y veganos/as (gracias Jesús).

Acabé contentísima, corriendo en muchos más tramos que el año pasado y rascándole al crono 6 minutos con el tiempo de 2012. Además tuve recibimiento de lujo, Christian y Dani me pusieron alfombra roja los últimos metros y me animaron un montón. Gracias chicos, sois geniales!

A punto de atravesar la meta en la Tonda

La semana siguiente, el Club Maratón Guadalajara, organizaba la Subida al Pico del Águila. El año pasado me plantee hacerla, ya que es más un entrenamiento que una carrera competitiva, pero no me vi suficientemente fuerte. Sin embargo, este año, me venía genial de cara al Ocejón. Pero el mal tiempo y toda la semana fuera, sin poder entrenar, me quitaron la idea de participar en el último momento, decisión de la que luego me arrepentí un montón. El año que viene será.

Y las semanas posteriores he estado Peña Hueva pa'rriba y Peña Hueva pa'bajo, combinando los entrenamientos, con la bici, la pisci y el gimnasio.

Vista panorámica desde la Peña Hueva

Estoy muy emocionada y nerviosa, deseando que llegue el día. Además, he disfrutado un montón entrenando por el campo y el monte. Está claro que correr la montaña es un deporte diferente, mucho más duro que las carreras en ruta, pero que aporta un montón de extras que merecen la pena: los olores, los colores, la luz en el campo, los animalitos que te encuentras, las sensaciones... y por supuesto el gran regalo que abres cuando subes hasta arriba. Estoy deseando tocar de nuevo el hito geodésico que tantas veces he visitado en la cima del Ocejón, pero que sin duda esta vez no será como ninguna de las anteriores.

Y encima celebramos la segunda Asamblea de la Unión Deportiva Vegetariana, conociendo por fín en persona a mucha gente de toda España con la que hemos hablado un montón por Internet y reencontrándonos con l@s que ya conocemos.

Sin duda una jornada mágica, que tiene broche de oro con cena vegetariana y música hasta altas horas para compartir la experiencia con toda la gente que se quede a dormir.

Desgraciadamente, sólo hay una nota agridulce en este marco perfecto, por la que sin duda ya no lo puede ser, y es que Javi sigue lesionado y no podrá correr por quinta vez consecutiva el Ocejón. Aunque lo disfrutará desde el otro lado y se ha preparado la ruta en bici desde Guada a Robleluengo. El año que viene te animaré un montón, como siempre, cuando nos crucemos!

Nos vemos en el Ocejón!!!

1 comentario:

RastaJavi dijo...

Qué orgulloso estoy de ti Patri y lo que estás aprendiendo y disfrutando del camino al Ocejón y lo que vas a seguir "disfrutando" cuando la corres y veas de lo que eres capaz y te conozcas un poco más a ti misma. Yo estoy muy contento y nervioso para verte y animarte el sábado.

A por el Ocejón!! A derribar otro límite y a disfrutar!!!