lunes, 26 de agosto de 2013

Debut en distancia olímpica: VI Triatlón Pareja 2013

Las dudas previas

Escribo estas letras y me siento completamente exultante. El sábado hice mi primer triatlón olímpico y todavía me parece mentira.

Esta temporada he sido bastante constante con los entrenamientos, teniendo siempre en el punto de mira objetivos: Behobia, Media Maratón de Guada, 10km de Laredo, Duatlón por equipos con las chicas del club, Media maratón de montaña del Ocejón... pero fue después de hacer el triatlón sprint wild wolf 2013 en Madrid cuando me plantee hacer Pareja.

Todo el mundo hablaba en mi entorno cercano de lo estupenda que era esta prueba: debutas en casa (Guadalajara), durante muchos puntos del recorrido hay gente animando, es una prueba del Club Triatlón de Guadalajara... y yo le daba vueltas en mi cabecita. Total, que sin inscribirme ni haber decidido participar, después del sprint, decidí entrenar como si fuera a participar. Si al final no lo hacía, había mantenido los entrenamientos en verano y eso nunca viene mal.

Había días que no lo veía muy lejano. Sin embargo, otros, me parecía una locura y desechaba la idea. Sobre todo me daba respeto el agua, 1500m me parecía mucho (ya se me hicieron largos los 750m) y no soy una gran nadadora.

El caso es que a una compañera de entrenamiento, Ainhoa, también le rondaba la idea en la cabeza. Y un día se apuntó! Puuuf. Por un lado pensaba que era genial poder apoyarnos mutuamente, aunque ella tenía más experiencia e iba mejor que yo. Pero por otro me animaba la idea de debutar con ella, ya que me había ayudado un montón, sobre todo a la hora de entrenar la bici.

Así que, un domingo que hice una transición de bici a carrera bastante buena, y aprovechando que el lunes subía de precio la inscripción: ME APUNTÉ! Ya no había vuelta atrás. Sólo quedaba seguir entrenando y tener confianza en mi misma.


24 de Agosto de 2013: Día D (de debut!)

Estuve bastante tranquila en casa, preparando todo tranquilamente.






Llegamos sobre las 15:45, Tenía una animación de lujo. Javi, incombustible, siempre a mi lado, y mi madre y mi hermana llenas de energía para apoyarme en este reto.


Saludamos a amigos/as y conocidos/as, me encontré con Ainhoa, intercambiamos palabras de ánimo y nervios y me metí al box a colocar las cosas.





El tiempo se me pasó volando cuando por megafonía llamaron a cámara de llamadas y comenzamos a caminar a la salida del agua (como quemaba el suelo!)

Mi gente me da fuerzas y allá voy. Con el número 26 en gorro y pintado en el tobillo y en el brazo me meto al agua. Primero, los chicos. Cinco minutos después salimos nosotras.

Yolanda y Aratxa, compañeras del club, nos dan ánimos, y Ainhoa y yo, ya en el agua, nos abrazamos y nos deseamos suerte.


Con Yoli y Ainhoa antes de la salida

Dan la salida! Empiezo a nadar y a coger ritmo. Veo como el gran grupo se va alejando, pero no me importa. Ya contaba con ello. Me concentro en mi ritmo y en seguir. Mi primer objetivo, la isla, así que a por ello. Veo todo el rato a Javi, mi madre y mi hermana por la derecha, siguiéndome desde tierra, que guay. Están conmigo. Bordeo la isla y rumbo hacia la primera boya. Me siento genial, me sorprende encontrarme así. Pienso en apretar un poco pero prefiero mantener rirmo. Es mi primer olímpico y no se que me encontraré después.
El tramo hacia la segunda boya se me hizo un poco largo, mi cabeza quiso flaquear. Sin embargo, supe quitar de en medio los malos pensamientos y seguir.
Otra vez giro y diagonal rumbo a la salida. Cogí los pies de una compañera un rato, pero se me cruzó otra y la perdí. Además justo al final, empezó un oleaje bastante molesto que me mareó y me desestabilizó un poco, pero ya estaba muy cerca y no podía parar.

Salí del agua la penúltima, creo, pero muy contenta porque apenas sufrí. Primer objetivo conseguido: a por la bici.



 
El séctor de bici también se me hizo "fácil" (más de lo que esperaba). Gracias a los consejos de Javi y al conocimiento del circuito sabía como afrontar cada tramo, lo que me ayudó un montón. Alguna cuesta se me hizo eterna en la tercera vuelta, pero yo estaba contenta, disfrutando de la bici como nunca (y muy bien escoltada por una vespa que cerraba el sector de la bici jjejejejje)




Entro a box y estoy genial, ahora toca lo que mejor se da, correr. Esto ya está hecho, pienso.

Ja! Después de recibir todos los ánimo y fuerza de la gente que estaba en la meta, en el primer giro, noto unas punzadas en los costados dolorosísimas: el flato. Bajo un poco el ritmo y me digo a mi misma que no pasa nada, que aguante, me apriete, expulse aire, y que se irá. Imposible seguir. A los pocos metros me tengo que parar, coger aire y expulsarlo pero parada. Repito la operación varias veces. Reanudo la marcha, y no aguanto. NOOOO!!! Pienso que se ha acabado, que hasta aquí hemos llegado. Pero una parte de mi misma no puede dejar de luchar, y pienso en los entrenamientos, en lo que me ha costado decidir participar, en las Amparos y Javi dándolo todo cada vez que me veían pasar... esto lo acabo yo por mis ovarios! Y dicho y hecho. Sufriendo un montón (aquí se concentró mi triatlón), aguantando cada zancada y apretándome los abdominales hasta las costillas, hice una, dos, tres y las cuatro vueltas del circuito a pie. En la última quería apretar el ritmo, pero no podía. Así que ya me dejé llevar hasta atravesar la meta. 


No me lo creía! Me fundí con Javi en un abrazo que me pareció eterno. El mundo se detuvo y todo el dolor desapareció. Mi madre y mi hermana se unieron al abrazo. Paloma, Dani, Edu, Pepe... me recibieron en la meta y yo me sentía flotar.

Que sensación más bonita es compartir las cosas que te hacen feliz con la gente a la que quieres.





Gracias, Gracias y Gracias por todo!!! A mi madre y mi hermana por venir a animarme y disfrutar conmigo de este deporte que me ha atrapado, lo hizo muchísimo más especial. A Pepe y Eduarda por estar allí. A Dani y Paloma por luchar cada día por sus sueños, y dejarnos participar de ellos. A David y la Lore, con las monas, por animarme y mandarme fuerzas desde Cantabria. A Ainhoa por ser una tía excepcional, que da sin esperar recibir a cambio. Y a Javi, que no ha dudado de mí ni un momento, me ha enseñado a disfrutar encima de la bici, me ha convencido cuando dudaba y me ha mimado un montón.

Con las Amparos y Javi, mas feliz que un regaliz


Que sepáis que soy muy feliz y me siento muy afortunada por haber alcanzado este reto, pero sobre todo por vivir esta maravillosa experiencia con vosotros y vosotras cerca.

Os dejo los enlaces relacionados con la prueba:
Un estupendo vídeo de la prueba por la gente de VeoGuada (Gracias Chechu por los ánimos)
La web donde tenéis la info de esta estupenda competición



2 comentarios:

newvegangoddess dijo...

¡Bien hecho Patri!
todo un ejemplo a seguir!!

David dijo...

Grande, Patri. El Ironman ya está más cerca....